Portal de Santos Negrón Díaz, Economista, negrondiaz@gmail.com, http://www.santosnegrondiaz.com

Home | Víctor Sánchez: Seis mitos para una quiebra | Santos Negrón Díaz: Minimización del riesgo | Santos Negrón Díaz: Viaje al corazón de Matos Paoli | Santos Negrón Díaz: La limitación del crédito contributivo de las compañias 936 y su impacto | Santos Negrón Díaz: Ensayos económicos de dos décadas: Volumen II | La economia de Puerto Rico: Realidad y perspectiva | Santos Negrón Díaz: Contabilidad macroeconómica de la dependencia | Santos Negrón Díaz: El Informe Trimestral del BGF: Realidad y perspectiva | Ignacio Ramonet: China, megapotencia financiera | Dr.Gerardo Navas: "Collateral Damage" | Santos Negrón Díaz: Reflexiones | Santos Negrón Díaz: El IVA: Realidad y Perspectiva | Santos Negrón Díaz: La popularidad de los economistas | Santos Negrón Díaz: La degradación crediticia como factor de riesgo | Santos Negrón Díaz: Naturaleza y alcance del IVA en Puerto Rico | Santos Negrón Díaz: Apuntes económicos en tiempos de zozobra (Libro) | Santos Negrón Díaz: Ensayos económicos de dos décadas: Volumen II | Santos Negrón Díaz: Tendencias económicas: 1997-98 (Libro) | Santos Negrón Diaz: Contabilidad macroeconómica de la dependencia | Francis Fukuyama: La revolución de la clase media | Santos Negròn Díaz: Mientras S&P toca la lira | María de los Ángeles Trigo: Retiro: La soga parte por lo más fino | Santos Negrón Díaz: La reforma del Sistema de Retiro: realidad y perspectiva | Santos Negrón Díaz: Entrevista en Claridad | Alfredo González: Contra del culto a las ideologías económicas | Prof. Argeo T. Quiñones Pérez: El fracaso del Plan Fortuño | Paul Krugman: La fuente de los errores de política económica | Luis A. Rodríguez Reyes: La debacle económica de Puerto Rico: el fin de la 936 | Invitación a visitar el blog de la economista y periodista Luisa García Pelatti: sincomillas.com | Paul Krugman: La salvación económica de Europa | Jesús Rodríguez: La fiebre del oro: Reportaje | Alfredo González: Repetición de una tragedia bancaria | Paul Krugman: La trampa del euro | Paul Krugman: El desarrollo de una economía verde | Alfredo González: La fabulosa tragedia financiera de Grecia | Prof. Argeo T. Quiñones Pérez: Elementos Fundamentales de una Estrategia para la Salida de la Crisis | Asociación de Economistas de Puerto Rico: Texto presentado en conferencia de prensa | Impacto multiplicador de los despidos de empleados públicos en Puerto Rico | El papel del economista ante el foro judicial | Impacto de las crisis económica sobre los movimientos migratorios | Paul Krugman: En torno a Milton Friedman | Augurios de Roubini | China y la Curva Phillips | La ruta de la deflación | La estrategia de la Reserva Federal | La larga marcha del renminbi | Nouriel Roubini: The Almighty Renminbi? | Pandemias y depresiones | Alfredo González: La función intermediadora de BGF | Las fusiones en la industria farmacéutica | La noche triste de Luis Fortuño | La economía de Puerto Rico:¿Recesión o depresión? | Perspectivas Económicas: 2003 a 2008 (Libro) | La boyancia de los recaudos de fuentes contributivas estatales en Puerto Rico | Retos al desarrollo económico de¨Puerto Rico (Ponencia) | El comienzo de la recesión | El valor de la educación superior (columna, marzo 2006) | Contexto socioeconómico de Puerto Rico (2003) | Guías de planificación estratégica en el sector público | La ciencia funesta (octubre 2005) | El riesgo de recesión en el país (columna, agosto de 2005) | El papel del gobierno en la economía (columna, junio 2005) | La reforma perpetua | Tres ensayos de enfoque microeconómico | Analyze de la littérature sur la situation de la société post-industrielle | Análisis de la literatura sobre la situación de la sociedad postindustrial | La economía de Puerto Rico bajo el Estado Libre Asociado | Resumen de una ponencia | Santos Negrón Díaz. | Guía de fuentes de información económica en Internet | Información personal | Mi experiencia profesional

Santos Negrón Díaz: Apuntes económicos en tiempos de zozobra (Libro)

Dedico este libro, una compilación de ensayos que redacté en esta larga, penosa y profunda etapa de dificultad y contracción de la economía de Puerto Rico a los colegas de la Asociación de Economistas de Puerto Rico, a la Senadora Sonia Pacheco y a  la Cámara de Representantes de Puerto Rico por los honores y distinciones que me ofrecieron durante la Semana del Economista.

 

Santos Negrón Díaz

 

 

 

 

 

APUNTES ECONÓMICOS EN TIEMPOS DE ZOZOBRA

 

Diciembre de 2009

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

©Portal de Santos Negrón Díaz

 

 

 

 

CONTENIDOS

 

 

APUNTES SOBRE EL MERCADO DE GASOLINA EN PUERTO RICO: 1992 A 2004

 

TELECOMUNICACIONES EN PUERTO RICO: TENDENCIAS Y PERSPECTIVAS

 

 

PERFIL DE LA POLÍTICA ECONÓMICA DE PUERTO RICO BAJO LA SOBERANÍA

 

BOYANCIA DE LOS RECAUDOS DE FUENTES CONTRIBUTIVAS ESTATALES EN PUERTO RICO: 1996 A 2006:

OBSERVACIONES PUNTALES

 

LA NOCHE TRISTE DE LUIS FORTUÑO

 

EL ORIGEN DE LA BURBUJA

 

ESPERANZA TENTATIVA

 

LA ECONOMÍA DE PUERTO RICO: ¿RECESIÓN O DEPRESIÓN?

 

LA ENCRUCIJADA DE LUIS FORTUÑO

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

         

 

 

apuntes sobre el mercado de gasolina de Puerto Rico: 1992 a 2004

 

La gasolina, uno de los principales productos refinados a partir de petróleo crudo, da cuenta de cerca del 16 por ciento de la energía consumida en Estados Unidos. El uso primario de la gasolina es en automóviles y camiones livianos, pero es importante recordar que la gasolina se usa en botes, vehículos recreacionales, plantas domésticas e industriales de generación de energía eléctrica y diversos equipos orientados a la producción agrícola, entre otros.  El consumo de gasolina tiene un alto componente estacional, especialmente en los climas templados donde se producen y consumen grandes cantidades del combustible, lo que provoca cambios en la demanda de acuerdo a la temporada del año.

En Estados Unidos, la gasolina se distribuye desde las refinerías de petróleo, que producen más del 90 por ciento de la gasolina consumida en el país, mayormente  por medio de gasoductos y camiones,  a un mercado gigantesco que consiste en cerca de 168,000 estaciones de gasolina al detalle. Hay tres (3) tipos o grados de gasolina: regular, grado medio y premium. Cada grado o tipo tiene un nivel diferente de octano y los precios varían de acuerdo al grado, si bien la diferencia de precios entre grados suele ser constante. En Puerto Rico se venden dos (2) tipos de gasolina: sin plomo regular y sin plomo premium.

Por lo regular, la demanda de gasolina es relativamente inelástica (el coeficiente de elasticidad de la demanda con respecto al precio es menor que uno (1) pero mayor que cero).  Además, los precios de la gasolina suelen ser rígidos en dirección descendente, es decir, crecen rápidamente, en general, en respuesta a los cambios en los precios del petróleo, pero bajan lentamente.  Aún después de que los precios del petróleo han bajado, los precios de la gasolina tardan un poco en ajustarse a la nueva estructura de los costos de producción.

Tanto en Estados Unidos como en Puerto Rico, en el sector de los mayoristas de gasolina se observa una estructura de competencia oligopolística, mientras que entre los distribuidores al por menor predomina el modelo que se conoce como competencia monopolística.

El costo de producir y hacer llegar la gasolina a los consumidores incluye el costo del petróleo crudo a los consumidores, los costos de procesamiento de las refinerías, los costos de mercadeo y distribución y, finalmente, los costos de la estación de gasolina y los impuestos.  Los precios que paga el consumidor al nivel de la bomba reflejan estos costos, así como las ganancias (o pérdidas) de las refinerías, los distribuidores, los profesionales de mercadeo y los dueños de estaciones de gasolina. De acuerdo con la EIA (Energy Information Agency) de Estados Unidos, en agosto de 2005, lo que se pagaba por la gasolina se distribuía de la siguiente manera, por orden de importancia: petróleo crudo, 56 por ciento; refinerías, 24 por ciento; impuestos, 18 por ciento; y distribución y mercadeo, 2 por ciento.

 

Desde mediados de la década de los 70, los precios del petróleo crudo han fluctuado drásticamente, pero aun cuando éstos pasan por periodos de relativa estabilidad, los precios de la gasolina tienen variaciones debido a factores tales como la estacionalidad y la competencia entre los mayoristas y las estaciones de gasolina locales.  De igual modo, los precios de la gasolina pueden experimentar variaciones abruptas debido a sacudidas en la oferta y los precios del petróleo a nivel mundial, o por causa de problemas domésticos que interrumpen la producción de las refinerías o el flujo del producto en los gasoductos.

Tendencias y Pronósticos Económicos a Nivel Mundial

De acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, la producción mundial creció 3.9 por ciento en el año natural 2003, se estima que creció 5.0 por ciento en el año 2004 y se espera que avance 4.3 por ciento en 2005. El crecimiento económico muestra más dinamismo en los países en desarrollo que en las economías avanzadas. Este fenómeno se explica, esencialmente, por la enorme pujanza de las economías emergentes asiáticas, especialmente China y la India, que están creciendo a tasas dos (2) veces mayores que las de los países avanzados.

 

En correspondencia, el volumen de comercio internacional en bienes y servicios se aceleró después del parpadeo que provocaron los eventos de 11 de septiembre de 2001, al punto que el crecimiento del mismo fue 3.1 por ciento en el año 2002, 4.5 por ciento en el 2003, 6.8 por ciento en el 2004 y se espera que avance 6.6 por ciento en el 2005.

A la luz de eventos históricos más recientes, entre ellos, las alzas observadas y proyectadas en los precios del petróleo y el inusitado incremento en el déficit de comercio exterior de Estados Unidos, la Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo señaló, a fines del año pasado, que el crecimiento para las 12 naciones que usan el euro para el año 2005 será de sólo 1.9 por ciento, en comparación con un pronóstico de 2.5 por ciento que se había hecho en mayo de este año.

El significativo avance de la producción y la demanda agregada global, en conjunción con los impactos de la acción bélica en Irak,  la inestabilidad política en el Oriente Medio en general y grandes olas especulativas en las transacciones en los mercados de futuros de petróleo, produjeron un alza de 17.0 por ciento en los precios del petróleo (a precios corrientes) en el año 2003, la cual se aceleró a 32.1 por ciento en el 2004, y se espera una desaceleración de 3.4 por ciento en el 2005.[1]

La expansión de la actividad económica global va acompañada por una aceleración significativa de la demanda de gasolina y una presión hacia el incremento de precio, tanto en los mercados globales como en Estados Unidos y Puerto Rico.  El cuadro de oferta y demanda de Estados Unidos, según el escenario base de proyección de EIA, apunta a un aumento sostenido en la demanda de petróleo que, al no estar pareado por un alza similar en la oferta de petróleo, particularmente la que proviene del mercado mundial, contribuirá a un crecimiento de los precios del crudo.  Ya para el año 2006, se espera se proyecte una disminución en la demanda de energía por dólar de producción.  Aún así, el crecimiento de la demanda de petróleo seguirá siendo acentuado, lo cual unido a la pujanza de la actividad económica, el poco progreso en el desarrollo de fuentes renovables de energía y el escaso crecimiento de la oferta doméstica del crudo, hará que Estados Unidos siga siendo el principal incitador de precios altos del petróleo a nivel mundial.

Según datos recientes citados en el periódico The New York Times[2] (segundo trimestre del 2004), Estados Unidos es el tercer productor de petróleo en el mundo, con 8.8 millones de barriles diarios, pero es el primer consumidor del crudo, con 20.3 millones de barriles diarios.  En una proyección hasta el año 2025, se estima que ya para ese año el consumo de Estados Unidos se encuentre al nivel de 28 millones de barriles diarios, pero la producción doméstica será algo menor a la actual, lo cual constituiría un descuadre aún mayor de las necesidades de consumo del País y su capacidad de producción doméstica.